Un coche de cartón – ¡Juguetes hechos con una caja!

Los dichos, dichos son. Y cuando se dice que el mejor juguete para un niño es una caja de cartón, por algo será, y si no, ¡ponedlo en práctica!

La última manualidad en casa ha sido todo un éxito y ha dado de sí para casi una semana. La cosa empezó porque los niños de la casa querían un coche, “no de juguete, para conducir” (bueno, el que se pronunció fue el mayor, el peque se apunta a todo con tal de hacer lo mismo que su hermano). Así que cogimos la caja en la que guardábamos los peluches y nos pusimos manos a la obra.

Lo primero, ponerse cómodo. Y vaya que si lo hizo, cogió su silla, colocó la caja en otra y se puso musiquita. Muy gracioso. El dibujo es autoría de la mamma. No comment, lo sé. Como el tema pinceles le encanta, no había que hacer nada más que abrir botecitos y dejarle con sus cosas. Cuando se cansaba, a secar. Y así cada día. El pequeño hacía de vez en cuando una aparición estelar, dejaba su sello expresionista, se ponía perdido y disfrutaba un ratito pintando con su hermano.

Lo que me ha sorprendido ha sido la paciencia con la que han llevado el no poder jugar con su coche hasta el día que quedó terminado. Lo sacaban sin rechistar al balcón para que se secase y a otra cosa mariposa.

¡ Y llegó el gran día! ¡La mejor parte! ¡A jugar con el coche! El tema gorros, guantes… con este calorazo, buf! Pero les dió por ahí y, bueno, se divirtieron mucho. Hoy se han levantado y lo primero que han hecho ha sido ir a jugar con su coche, es comodísimo, tiene de todo. Hasta hacen un alto en el camino para sacar unas fotos…

Haz la prueba, da una caja y pinturas a tus peques y verás cómo se les ocurre hacer un castillo, una casa, un coche, un barco, la cama para su muñeca, una casita de muñecas, un teatro… Mandadnos vuestras creaciones, ¡nos encantará verlas!

¡Feliz semana!

*