Remedios caseros que nos están manteniendo… ¡Por el momento!

RemediosCaseros-BabyRural
El temporal está causando estragos en el Norte. En Donosti llevamos varios días pasados por agua. Literal. Sales de casa y te calas, para todo el día. A pesar de las maniobras por mantener a los niños menos calados – pon botas de agua a los niños, quítaselas cuando llegan al cole, cambia abrigos, llegadas a casa directos a la mantita… – ya han empezado a quejarse de la garganta.

Mientras todo se quede en sólo eso, pequeños catarros de garganta, mocos y tos, nos mantenemos con los remedios de la abuela. En casa nunca pueden faltar la miel, el limón, el jenjibre y el alcohol de romero. Y de esto último tenemos la suerte de tener una proveedora de excepción, mi amiga Amagoia, que tiene en su jardín unos romeros sanos y fuertes como ella.

Así que, estos son nuestros básicos:

– Leche con miel calentita: en cualquier momento. Al llegar a casa calados, secar a los peques y ponerles ropa seca. Nada mejor que una taza calentita de leche con miel para atemperarse.

– Infusión de jengibre, limón y miel. Esta puede costar a más de uno, pero en los casos en los que están acatarrados, con tos y tocados de la garganta tienen que hacer el esfuerzo de tomar un poco de esta infusión. Un trozo de bizcocho o una galletita, ayuda a engañarlos.

– Infusión de limón y miel. Versión light de la anterior, la tomamos de toda la vida en casa. Mi abuela la prepara más concentrada, tipo jarabe, y es más fácil de tomar para los más aspaventeros (por experiencia).

– Friegas de alcohol de romero en el pecho antes de ir a dormir. Les ayuda a respirar. Un remedio buenísimo también como relajante muscular.

– Cebolla. Sí, ella. La más odiada y deseada. No podemos vivir sin ella, mejor dicho, ¡dormir sin ella! Troceada, en un platito y con azuquitar por encima para que suelte el juguito y sus vapores. De verdad que ayuda mucho cuando están acatarrados, con tos y no pueden respirar por la noche.
RemediosNaturales-BabyRural-NaturlichHeilen

Esto para los catarros. Acabo de rescatar un buen libro que me regalaron y estoy segura que encontraré otros remedios caseros, de los buenos. El capítulo de las compresas para el pecho me espera… Me acuerdo que mi suegra aplicó una vez al peque compresas de jengibre en el pecho – funciona como mucolítico –  y le fue fenomenal.
¿Algún otro que se me haya traspapelado?

¡Feliz y sano fin de semana!

También te puede interesar:
Zero Waste – Intentando que un propósito se convierta en hábito
Taller de cosmética natural en Barcarola – País Vasco Francés

*