Escapada en familia a una casa rural – ¡Con visita del conejito de Pascua incluída!

¡Todo lo que pueden dar de sí un par de días cuando hace falta un cambio de aires! Paseos, siestas, juegos, despertares pausados, momentazos gastronomicos, lindas fotografías, largas sobremesas y muuuucho relax.  Y cuando puedes compartir estos momentos con grandes amigos es todo un lujo.

El momento más esperado de las fiestas siempre es la visita de Osterhase, el conejito de Pascua. Una tradición familiar que venimos celebrando desde que tenemos pequeñuelos y que siempre que podemos, celebramos en casa de opa y oma, los abuelos, en Alemania.

Esta vez la celebramos en la casita de Francia (Barcarola) y aunque había cierta expectativa, pensando en si allí también vendría Osterhase. ¡no nos defraudó! Nos dejó el jardín repleto de huevos de colores y de chocolate.  ¡Todo un festín! La noche anterior habíamos preparado la tradicional trenza de Pascua para el desayuno, que me enseñó a hacer oma Christa (aquí te dejo la receta). BabyRural-TrenzadePascua-HuevosdePascua
Esa mañana saltan de la cama impacientes para el desayuno, saben el día de emociones que les espera..

Tras el desayuno salimos todos con los ojos bien abiertos a buscar el tesoro que nos ha dejado el Osterhase por el jardín. Había huevos por todas partes, ¡hasta en las ramas de los árboles!

Después, una mañana de carreras, juegos y amigos…

La lluvia nos regaló también ese fin de semana grandes momentos en torno a la mesa y al calorcito del horno, del que salieron un esponjoso bizcocho y un pastel de verduras cinco jotas! Los árboles del jardín llenaron la casa de colorido y un dulce aroma a camelias. Rojas, rosas y blancas. Por todas partes. Una delicia.

Los ratitos de sol, lindas fotografías… ¡También hechas por los fotógrafos mini!

Pero todo no fue descanso y deleite, que quedaba poco para abrir las puertas de esta casita rural. Eso si, los ratitos de bricolaje, compartidos mucho mejor. Súper orgullosos volvieron los chicos y sus mini ayudantes armados de madera y herramientas de hacer la puerta del jardín. ¡Quedó preciosa!

 

Y tú, ¿te animas a recibir al conejito de Pascua?

Más de la casita de Urt:

Barcarola – Nueva casa rural en Bayona

Primera parada, la creperie. Colores y sabores locales en el mercado de Bayona

*