De txakolí, antxoas y chocolate… Blogtrip por Euskadi con sabor a tradición

PequenosPastores-BabyRuralAcabamos de regresar de un viaje espectacular por mi tierra, el País Vasco, más concretamente las comarcas guipuzcoanas de Urola Costa y Debabarrena (blogtrip organizado por Blog on Brands en colaboración con Euskadi Gastronómica y las comarcas mencionadas). Una escapada de fin de semana con mucho sabor a tierra y tradición, en la que hemos conocido negocios familiares en los que generación tras generación han trabajado el buen producto con el criterio de calidad como principal objetivo.

Chocolates MendaroCasualidad o no, hoy he leído en El Comidista un artículo de Jordi Luque en el que habla de las grandes marcas que apelan al término artesanal para vender mejor sus productos y los promocionan como caseros, de la abuela o hechos de manera artesana.

Goikola taller de lanamolino maiz larraunMientras preparo el post de la visita completa, leyendo el artículo no he podido evitar recordar la reciente visita a productores locales de Orio, Zarautz o Getaria, en la que hemos podido escuchar la historia, en muchas ocasiones emocionada, de cómo empezaron esos pequeños negocios de mano de abuelos, bisabuenos o tatarabuelos y cómo continúan elaborando sus productos con métodos artesanales sin renunciar a la garantía de calidad que en ocasiones ofrece la incorporación de nuevas técnologías.

Txakoli BlogTrip GastroEuskadiHemos degustado, saboreado y vivido un fin de semana para los sentidos. Cuando te lo cuente con detalle y te animes a seguir nuestros pasos, me darás la razón en que:

Nada como un buen pescado recién pescado – valga la redundancia – y hecho a la parrilla.
Nada como un buen postre o repostería hechos con huevos, leche, azúcar – ingredientes inteligibles, vamos -.
Nada como unas buenas antxoas seleccionadas, elaboradas y embotadas a mano.
Nada como un extraordinario chocolate artesano hecho con cacao y azúcar – ni más, ni menos…-
Nada como un buen queso de los que se puede comer hasta la corteza.
Nada como un buen talo hecho con harina molida en horno de piedra.
GastroEuskadi-productosartesanosY todo, acompañado de un buen txakolí de la tierra y la mejor compañía que puedas imaginarte.

Yo tuve la enorme suerte de compartir risas, brindis y aventuras con una compañía chapó: Amaia – SoleSilbando-, Rebeca – DeBocados -, Gonzalo, – Se hace camino al andar – y Miguel – Lonifasiko -, cicerone excepcional en DebaBarrena.

¡Muchas felicidades al equipo de Blog on Brands por las organización de una experiencia tan auténtica! Y muchas gracias a los anfitriones y anfitrionas por el cálido recibimiento y por vuestro esfuerzo para que nos llevemos el mejor recuerdo.

Estos son los establecimientos que visitamos:

Hotel Saiaz de Getaria
Asador Katxiña y bodega de txakolí Katxiña en Orio
– Bodega de txakolí Talai Berri en Zarautz
– Conservas Maisor en Getaria
Restaurante Txoko en Getaria
– Paseo en barco por las Siete Playas, desde Mutriku. Geoparkea.
– Fábrica de Chocolates de Mendaro
– Horno artesano Mañeko (del hotel rural Mañeko Mañe)
– Molino de maíz de Lastur – Taller de talos (Taller Pequeños Pastores, de Geoparkea)
– Quesería y caserío Goikola: visita a la quesería y al taller de lana (Taller Pequeños Pastores).

También te puede interesar:
En Vizcaya: Un plan perfecto con niños – Dormir en unos carros zíngaros
En Iparralde: Un plan muy sano – Manzanas traigo
En Donostia: Visita al Aquarium

Información turística:
Turismo de Euskadi

Urola Kosta Turismo
DebaBarrena Turismo

4 comentarios to “De txakolí, antxoas y chocolate… Blogtrip por Euskadi con sabor a tradición”

Lee los comentarios o déjanos el tuyo...

  1. debocados says:

    Sabias palabras Itziar. No sabría que más añadir. Cuando lo que haces lo vives, te apasiona, eso se nota. De alguna manera se lo trasmites a los demás y les contagias esa energía. No puedo dejar de recordar a Bixen, Carmen o Pilar…
    Una entrada muy bonita niña, gracias por todo (en especial por la compañía) :*

    • babyrural says:

      ¡Muchas gracias a tí Rebeca! En más de una ocasión me ví en la cocina con mi amama, con su delantal blanco… Ese buen hacer hay que valorarlo y mantenerlo. Ahora cuando veamos un botecito de antxoas, ¡lo miraremos de otra manera! 😉

  2. Me ha encantado tu post. Qué buen punto de vista. Jordi Luque tiene tanta razón… Ya está rayando lo absurdo esta manera de vender. Cuando por suerte, hemos podido ver algo genuinamente tradicional y la pasión con la que las nuevas generaciones siguen honrando ese trabajo, es inevitable sentir la necesidad de preservarlo. Todos esos años, ese esfuerzo no se puede diluir entre los productos marketininaos.
    Qué suerte haber compartido esta experiencia con vosotros tres!

*